Seleccionar página

El equipo barranquillero le ganó este jueves 0-2 a Sport Recife el partido de ida de los cuartos de final. La vuelta se disputará el 2 de noviembre.

El fin de semana Júnior de Barranquilla fue sorprendido por Independiente Santa Fe en su casa. Este jueves volvió a ser el equipo arrollador de la mayoría del semestre y le ganó 0-2 a Sport Recife el partido de ida de los cuartos de final de la Copa Sudamericana, en la que ya visualiza las semifinales como un objetivo cercano que se debe concretar dentro de una semana cuando se celebre el compromiso de vuelta en el Metropolitano Roberto Meléndez.

Durante el primer tiempo el Júnior hizo más por merecer los goles y arrinconó a un conjunto brasileño que no conseguía superar la marca, la rapidez y la articulación de los dirigidos por Julio Comesaña. En el complemento, el rubro-negro, y su hinchada, recuperaron el control de juego momentáneamente, pero fue Yony González (60, 85) quien con un doblete sentenció el juego y la noche a favor del elenco ‘tiburón’, que el próximo jueves recibirá a los pernambucanos en el partido de vuelta.

El cuadro rojiblanco mostró su hambre de victoria desde el comienzo, haciendo temblar a la Ilha do Retiro con dos entradas claras en el área antes del minuto 10.  El local, que nunca había disputado unos cuartos de final en la Copa Sudamericana, sintió la presión en los primeros 45 minutos, asfixiado en la retaguardia e intentando jugadas de poco peligro.  Durante el primer tiempo, Sport Recife buscó oportunidades con Diego Souza y Rogério; sin embargo, no lograba escapar de la presión impuesta por la defensa de los visitantes. La noche avanzaba a ritmo barranquillero.